Profesionales de Rehabilitación del Hospital Regional de Málaga inician un programa de atención al d

Unos 60 pacientes con alteraciones graves de conducta y de percepción tras un ictus o traumatismo craneoencefálico grave, entre otras causas, podrían beneficiarse anualmente del programa de atención ambulatoria

Profesionales de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Rehabilitación y Medicina Física del Hospital Regional de Málaga han puesto en marcha un programa específico de rehabilitación cognitiva y conductual para pacientes con daño cerebral adquirido que presentan importantes déficits funcionales.

El nuevo programa de atención ambulatoria tiene como objetivo la identificación de pacientes con alteraciones conductuales, cognitivas y de percepción, durante el ingreso hospitalario o en consultas externas, e instaurar de forma precoz el tratamiento rehabilitador y una atención protocolizada.

El inicio precoz del tratamiento produce cambios en los niveles cognitivos y de conducta en los pacientes mejorando su funcionalidad global y su calidad de vida y la de sus cuidadores.

Las causas más frecuentes del daño cerebral adquirido son los traumatismos cra-neoencefálicos –por accidentes o caídas, fundamentalmente-, ictus y cualquier patología, o secuelas, de procesos infecciosos o tumorales que produzca un daño en las funciones del cerebro.

Los déficits funcionales producen en muchos pacientes una discapacidad para la realización de funciones ejecutivas – falta de atención y concentración, dificultad en el aprendizaje y memoria, lentitud en el procesamiento de la información – que se traducen en trastornos de conducta que les impide integrase en su entorno social y laboral.

Los pacientes susceptibles de beneficiarse de esta rehabilitación se incorporan a los distintos programas de reeducación, adaptación y/o compensación – en función del déficit – con el fin de facilitar su reinserción social en el mayor nivel posible, y en ocasiones también en el entrono laboral.

Así, en la consulta específica creada para el programa, un facultativo rehabilitador evalúa al paciente, establece el tratamiento con fármacos, coordina las intervenciones con la logopeda y la terapeuta ocupacional –en función a los déficits identificados-, y monitoriza y realiza el seguimiento protocolizado durante el tiempo de tratamiento.

Se estima que unos 60 pacientes al año podrán ser evaluados, permaneciendo una veintena en tratamiento continuado con una duración de 12 a 18 meses, ya que se tratan secuelas muy poco frecuentes pero altamente discapacitantes que exigen tratamientos prolongados.

Las intervenciones de rehabilitación van orientadas a recuperar la funcionalidad perdida, a enseñar estrategias de adaptación utilizando otras zonas cuando la funcionalidad no se puede recuperar, o a utilizar otras áreas que compense la función perdida.


logo adacema 2019.png